Leyendo uno de los blogs que sigo, Diari de Washington, he conocido la campaña publicitaria I’m A Girl que ha lanzado la ciudad de Nueva York. Dicha campaña va destinada a las preadolescentes para las que la imagen empieza a ser importante y cuyos referentes no son siempre los más adecuados.

oh girls, just we wanna have fun

 

En ella promueven una actitud positiva, de aceptación de una misma, utilizando eslóganes como ‘I’m beautity the way I am’ (Soy guapa tal y como soy) o resaltando las propias cualidades ‘I’m a leader, adventurous, outgoing, sporty, unique, smart and strong’ (Yo soy una líder, aventurera, extrovertida, deportista, única, inteligente y fuerte). Todo ello con el fin de mejorar la autoestima de las chicas, la falta de la cual es la raíz de muchos problemas en la etapa posterior, la adolescencia.

La imagen para ellos es vital, primordial, la carta de presentación ante el grupo social, la manera de hacerse un hueco en su mundo o de ser rechazado por no tener el canon considerado ‘normal’. Es necesaria una fuerte personalidad para pensar y actuar con coherencia y saber defender los valores en los que uno cree y se siente cómodo. A la vez, quieren sentirte parte de ese clan social, porque es el suyo.

Me encanta la campaña promovida por Mikel R. Bloomberg, alcalde de la ciudad. Es un paso para sensibilizar a la sociedad y dar a conocer la necesidad de tratar el tema con más cariño y diligencia.  Aunque considero que es insuficiente si no se desarrolla un programa de trabajo en colegios e institutos para conseguir llegar a los más interesados, los adolescentes. Trabajar con ellos, escucharles, darles voz y apoyo, herramientas, ayudas, interés en entenderles y estirarles a ser más críticos con ellos mismos y con los demás. Ser resolutivos y líderes en su ambiente. Conseguir que sientan seguridad.

Conseguir que una mañana despierten y decidan quererse, porqué saben cómo hacerlo.

El coaching promueve este trabajo con adolescentes y los resultados son muy positivos. Debería estar integrado en cada asignatura, trabajo, proyecto del instituto. No lo concibo como un anexo al trabajo diario, sino como parte inseparable del trato con ellos.

Os dejo el link de la campaña de Nueva York por si queréis curiosear.

http://www.nyc.gov/html/girls/html/home/home.shtml

1 comentario
  1. Blackjack
    Blackjack Dice:

    La autoestima empieza en casa y es allí dónde te la siembran. Una autoestima serena, segura, lejana a la competencia y a la lucha por ocupar un lugar. Es dar a la personita a la que educas una visión 3D del mundo, donde no hay escalas ni posiciones, sino respeto y aceptación del lugar que ocupan los demás en el mundo, y lo que es más importante: de tu lugar en el mundo! Es una autoestima donde también tus defectos se aceptan como parte de la maravillosa y compleja persona que eres. Y esos defectos son tan tuyos, tan auténticos, tan buenos… como lo son tus virtudes. Porque te completan.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *