La concepción que uno tiene de su trabajo le condiciona el resto de la semana. A muchos, incluso, las tardes de los domingos. Por lo general, esa tarde es tomada como el previo a una semana pesada, larga lenta. Cada uno pierde o gana esa tarde en función de su perspectiva laboral.

Nat Farbman

Nat Farbman

Existen, por ello, diferentes maneras de relacionarnos con el trabajo. Están aquellos que lo consideran una manera de poder pagar las facturas y gastos fijos mensuales. Otros, unos pocos, lo consideran como una carrera profesional, aportando algo más de interés y motivación a esa semana. Y un pequeño grupo, tan sólo un 6%, considera que desarrollan lo que llaman vocación, pasión, lo que nos gusta. Ni siquiera lo llamaríamos trabajo sino hobbie remunerado. ¡Un lujo, vaya!

Pero ¿por qué seguimos pensando que eso esta reservado a unos pocos y nosotros no somos lo suficiente pretenciosos como para desearlo y conseguirlo?

Vuelve a ser una cuestión de actitud y de amor propio. ¿De verdad vas a quedarte toda la vida laboral que te queda en un trabajo que detestas y que te roba las tardes de los domingos? ¿En serio que, cada mañana, durante los restantes años quieres levantarte con esas pocas ganas de activarte?

Lo que falta en estas ocasiones es valor. Valor para empezar, primero, a pensar que es lo que te gustaría hacer cada día durante cada semana, de cada mes, de cada año. Año tras año. Y, segundo, cómo vas a poder llegar a ese punto sin que tu economía y tu relativa estabilidad queden mermadas.

Y actitud. También ayudaría que tu actitud fuera más proactiva al cambio.

Además, hay que tener MUY en cuenta que el día no se acaba al salir del trabajo. Aún nos quedan ese par de horas diarias que, bien aprovechadas, dan para mucho más.

Willy Noni

 

Si ya estás alineado con tu verdadera vocación, si eres uno de ese 6% eres una persona afortunada. ¡Yo lo soy! Aunque eso no quiere decir que ya lo tengamos todo hecho. Que aquí me quedo y aquí me siento. Y que todas las semanas van a ser increíbles y nos lo vamos a pasar como si de ese hobbies se tratara. ¡Seguro que no! Hay que seguir picoteando, creciendo, formándose y divirtiéndose en eso que los demás llaman trabajo.

¡Feliz lunes y buenas semanas restantes!

3 comentarios
  1. Granota
    Granota Dice:

    ¡Qué buen comentarios en este momento de mi vida! Eso pienso ahora… aunque no es fácil. No por salir de un trabajo ‘malo’, sino de uno ‘cómodo’ para meterme en otro que –¡seguro!– será más estresante… pero también más motivante.
    ¡Croac!

    Responder
  2. I.A.
    I.A. Dice:

    ¡Buena reflexión Maria! Una curiosidad: ¿de dónde sale el 6%? Entiendo de un estudio..Estaría bien saber los parámetros del mismo para descifrar un poco el secreto que convierte a este 6% en unos afortunados felices y realizados con su actividad profesional. ¡Gracias por el post!

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *