Vuelta al trabajo, a la rutina y a los horarios. Aunque no lo creamos, somos animales de costumbres. Tanto si estamos trabajando como de vacaciones, al final siempre seguimos unos horarios, unos rituales con los que nos sentimos cómodos. Los necesitamos. Y es en esa vuelta al trabajo cuando nos surgen las ganas de empezar la temporada mejorando hábitos, estableciendo nuevos propósitos: dejar de fumar, una dieta más equilibrada, empezar con el gimnasio, buscar ese ratito de lectura, aprender o retomar un idioma… Todo ello con la intención de llevar un año más organizado, para sentirnos mejor por dentro y tener un aspecto más saludable también por fuera.

cigarette

El objetivo final es adquirir un nuevo hábito.

Por supuesto hay algunos más fáciles de conseguir y otros más costosos, como dejar de fumar. Es por ello que si crees que respondes al perfil de persona a la que le cuesta conseguirlo, la opción es elegir a un coach para que te enseñe a organizar tu semana y mantener la motivación activa. Imprescindible para continuar y no flaquear.

Claves para lograr adquirir un nuevo hábito:

  1. Pregúntate: ¿Qué obtengo con la adquisición de este nuevo hábito? ¿Qué me aporta? ¿Qué gano? Será la idea que te motivará a continuar trabajando.
  2. ¿Cuándo? Hay que establecer unos días y unas horas muy concretas para que, poco a poco, esté integrado en nuestro horario semanal.  ¡Sed realistas!
  3. ¿Qué señales me harán saber que no estoy cumpliendo con mi propósito? ¿Cómo sabré que estoy desmotivándome? Pensad que para adquirir un hábito necesitamos mínimo 21 días. Y aún así deberemos ser rigurosos en su cumplimiento, pues es más fácil eliminar un hábito ya adquirido que incorporar uno nuevo. ¡PERSEVERANCIA!
  4. ¡¡Prémiate!! ¡Es muy importante felicitarse y premiarse por lograr aquello que te cuesta mantener!
  5. ¿Cuándo sabrás que has adquirido TU HÁBITO? También debes saber y sentir el momento en que crees haber adquirido e incorporado ese hábito a tu rutina. Eso lo sabrás tú y solo tú. Piensa, por lo tanto, en qué momento sabrás que lo tienes incorporado.

La repetición es la clave, ¡no hay más secreto!

Repite, repite, repite…. Insiste, insiste, insiste….

 

2 comentarios
  1. Granota
    Granota Dice:

    Me gustan esos ánimos… y me encanta que introduzcas el punto #4. Premiarse ha de formar parte de ese proceso y de la vida.
    No dejemos que esquemas culturales o religiosos generen una carga de culpabilidad por disfrutar.
    ¡Croac!

    Responder
  2. cristina
    cristina Dice:

    Hola! Crear hábitos o sanas costumbres que hacen que cambiemos formas de vida que no nos gustan… Para mi, lo difícil es «listar» que tengo que cambiar y ponerle fecha tope para conseguirlos… Buen artículo. Cristy

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *