Esta vez quiero escribir para todas aquellas personas que desde hace algún tiempo marean una idea, un proyecto, en su cabeza y no lo llegan a desarrollar.

Podría ser perfectamente mi historia. Y la de muchos de vosotros.

Vivimos tiempos de fragilidad y cambio. Muchos habéis pasado por situaciones complicadas (paro, recortes de salario, EREs, etc). Tiempo de cambios no buscados en el que os habéis replanteado muchas cosas y en el que, probablemente, hayan resurgido esos proyectos personales que no desarrollasteis. Y mientras las cosas han ido funcionando no habéis pensado en ellos, pero ahora vuelven a sacar la cabeza y a recordaros que aún están en el tintero. ¡¡Pues mojad la pluma de tinta que empezamos!!

Es primordial que vivas tu sueño acorde a una serie de premisas:

–       Cree en tu proyecto, que sepas que vale la pena. Tener fe en él te ayudará a mover rocas cuando las encuentres. ¡Confía en ti mismo!

–       Sé consciente de que los fracasos no existen. Sino aprendizajes para mejorar.

–       Disfruta del camino y de los resultados.

–       Detecta las creencias limitantes que vayan surgiendo y hazlas tuyas. Habrá gente que te dirá que no serás capaz de conseguirlo, que el mercado está saturado, que no son tiempos para invertir en negocios, etc. Sigue creyendo en ti.

–       Sé creativo hasta el ridículo. No deseches ninguna idea, todas pueden ayudarte a conseguir lo que deseas.

–       Este último punto es a modo de consejo. Desarrollar un proyecto es de valientes. Empezar uno mismo a darle vueltas y pensar opciones es posible, aunque la ayuda de un coach es indiscutible.  Ya no solo porque amplia la visión frente a tu proyecto y te ayuda a generar más opciones ofreciéndote un extra de creatividad imprescindible, sino también porque la calidad del Plan de Acción es considerable.

creativity-round-up

A partir de este par de puntos, ¿empezamos a dar pasos?

Primer paso:  DEFINIR TU OBJETIVO

 Una vez sepas qué quieres conseguir y lo tengas apuntado en un papel, te focalizarás en él y empezarás a generar posibilidades, caminos, opciones. Esa es la parte creativa que hay que saber organizar para que tenga sentido. Nos quedamos con el objetivo/meta escrito en un papel. De esta manera se hace un poco más real, más perceptible.

Segundo paso: PONER FECHA

Si en un papel escribes tu objetivo/proyecto y justo debajo la fecha en que quieres conseguirlo, se hace más palpable. Refuerzas el compromiso y la responsabilidad sobre el mismo. ¡te activa!

Tercer paso:  DETECTAR CREENCIAS Y VALORES.

En este punto vale la pena pararse. Ten en cuenta que hay frases lapidarias que pueden hacer que desistas y abandones. Debes saber detectar dos cosas:

  1. Aquellas personas y/o situaciones que harán que te desilusiones con tu proyecto. Recuerda entonces porqué vale la pena tu proyecto. Tu mismo puedes ser tu propio saboteador, puedes tener un momento de pesimismo que te haga abandonar. Es necesario que vivas estos momento para arrancar de nuevo con más energía y motivación.
  2. Sé coherente con tus valores. Es una de las premisas más importantes: vivir acorde a tus valores. 

Cuarto paso:  OBSTÁCULOS

Habrá obstáculos que pueden frenar la consecución de pasos para alcanzar la meta: falta de formación, recursos limitados, etc. Muchos de ellos son localizables previamente. Debes ser muy sincero/a contigo mismo. Si los localizas a tiempo tienen fácil solución, pero debes aprender a detectarlos y solucionarlos con calma.

Quinto paso:  PLAN DE ACCIÓN

Las etapas a seguir. El plan de acción es la base para que se vayan consiguiendo los subobjetivos con éxito y mantener así la motivación y el objetivo final claro. Es la hoja de ruta. Y la mejor inversión en tu proyecto es la colaboración de un coach que te ayude a ver con perspectiva el camino y te de ese punto necesario de realismo.

En este punto desplegamos nuestros encantos creativos. Aquí es donde volcamos todas nuestras ideas, todas las posibilidades para ir valorando la más adecuada y avanzar.

 

¡A partir de este plan de acción empezarás a construir y liderar!

 

Yo estoy en esta última fase, ENSINAM está en construcción y constante cambio. Estoy aprendiendo tanto que solo por ello vale la pena pringarse de barro en este camino. Además de volverte un experto en virar y generar opciones, acabas conociéndote mucho más, confías en tus ideas y adquieres una seguridad que va cambiando tu manera de ver a los demás y a ti mismo. 

Os dejo este video que siempre me ha encantado y si te lo dices a ti mismo….YES WE CAN! podrás…

2 comentarios
  1. anónimo
    anónimo Dice:

    Dos apuntes:

    1. Un proyecto pendiente no tiene por qué ser fundar una empresa. Puede ser tan sencillo como pintar la habitación de otro color (por ejemplo).

    2. Lamentablemente vivimos en una cultura dónde pedir ayuda u orientación parece una muestra de debilidad, de covardía, o de falta de corage… Cuando en realidad es todo lo contrario: en mi opinión las personas más fuertes son aquellas que aceptan y conocen sus limitaciones y las trabajan con todos los medios a su alcance, también dejándose ayudar.

    Que sigas triunfando Maria!!!

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *