Focalizar la atención en las cosas positivas ayuda a empequeñecer las negativas. Yo lo llamo Balanza de Valores.

Cómo funciona mi Balanza de Valores.

balance

Durante un día cualquiera pon a un lado de la balanza los aspectos positivos y al otro los aspectos negativos. Una vez hayas volcado todos ellos en tu balanza, míratela desde la distancia y valora cómo te ha ido el día: ¿la balanza se decanta más hacia lo positivo o negativo?

Con este ejercicio te haces más consciente de cómo vives un día normal de trabajo, hobbies, familia, etc. Y puede que hasta entiendas tus enfados, irritabilidad o tu cansancio contigo mismo/a o con los demás.

La siguiente reflexión sería:

¿Cuántos de los aspectos negativos que has puesto en tu balanza permites que sigan siéndolo?

¿Cuáles podrías transformar en positivo?.

Tendemos con mucha facilidad a engrandecer o remarcar aquellos aspectos negativos de nuestras vidas, haciendo sombra a las positivas, llegando a enmudecerlas. Y eso nos resta energía y motivación. Nos ayuda a enfadarnos con más rapidez, a tener malas contestaciones y a justificar nuestros desplantes.

Vuelve a ser un tema de actitud, de ganas de ver cambios y de mejorar mi calidad de vida. Y esta es una buena manera.

Hay muchas maneras de pasar las cosas de un platito de la balanza al otro. Ponte a trabajar en positivizar tus horas, tus días. Transforma tu día a tu antojo, que nada tiene que ver con hacer lo que te dé la gana sino dentro de ese marco de responsabilidades diarias.

Te dejo algunas ideas para que puedas empezar a cambiar mañana mismo:

  1. Crea mensajes positivos. Las quejas transfórmalas en soluciones.
  2. Sé más consciente de los momentos positivos que vivimos y dales la importancia que merecen.
  3. Sé agradecido contigo mismo y con los demás.
  4. No te compares con los demás, saca lo bueno que cada uno tiene.
  5. Elimina las charlas negativas, son corrosivas.
  6. Ríete más de ti mismo.
  7. Elogia el trabajo, los detalles de los demás.
  8. Sé detallista y cooperativo.
  9. Termina aquello que inicies.
  10.  Rodéate de gente activa, positiva, que le quiten hierro a las cosas, que rían.

 

5 comentarios
  1. Granota
    Granota Dice:

    ¿Mañana? No. ¿Porqué no lo empezamos a aplicar hoy?
    Es cierto que nos contrariamos con pequeñas cosas que forman parte de la vida. Lo difícil es hacer el ejercicio que propones. Su lectura es un buen propósito.
    Gracias por tus buenos consejos.
    ¡Croac!

    Responder
  2. profiteroles
    profiteroles Dice:

    No estoy de acuerdo cuando dices «Tendemos con mucha facilidad a engrandecer o remarcar aquellos aspectos negativos de nuestras vidas, haciendo sombra a las positivas, llegando a enmudecerlas». Pienso que es un tema de carácter, ya que no todo el mundo tiene esa tendencia negativa… Yo personalmente tengo la GRAN suerte de haber tenido una abuela y un padre suuuuuper positivos, y diría que gracias a ellos tiendo a positivizar las cosas!

    Responder
    • mariaalegret
      mariaalegret Dice:

      Cierto que no es bueno generalizar, pero encuentro cada día personas que hablan más de sus ‘problemas’ que de las cosas buenas que tienen. Me referia a esa actitud. Gracias por tus comentarios!!

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *