IMG_2792

Foto de Maria Alegret

Más allá de las habilidades comunicativas de cada uno, el arte de la conversación puede ser aprendido y potenciado.

Artículo: La magia de conversar.

5 comentarios
  1. X
    X Dice:

    Leí este artículo hace unas semanas! Me encantó y lo compartí con aquellos que pensé lo valorarían. Aprendo de sus consejos y espero en el futuro ser mejor conversador practicándolos. Pero caí en dos ideas interesantes: la primera es que en el camino de querer estar con buenos conversadores nos perdemos conocimientos de aquellos que quizás no lograron serlo. La segunda es que a los que sabemos o saben conversar les corresponde también el deber de intentar que los demás se conviertan a ello… Como a los cultos les corresponde el deber de transmitir cultura. Gracias por compartirlo, espero pronto algo de tu propia cosecha. 😉

    Responder
    • mariaalegret
      mariaalegret Dice:

      Estoy muy de acuerdo en el importante papel que debemos desarrollar con aquellos que no son ágiles conversadores. Creo que es responsabilidad de cada uno querer ahondar mas allá con ellos, dejando el margen necesario para que aprendan a expresar con comodidad. A veces peco de querer rapidez en los mensajes y no cedo esos momentos para ellos. Gracias!

      Responder
  2. N
    N Dice:

    Me gusta mucho el nuevo formato. Echo de menos un poco de tu «toque personal» al presentarnos cada uno de los temas, artículos o ideas. Bienvenida de vuelta.

    Además de un buen arte, conversar es un gran hábito que hay que cuidar, buscar y trabajar. El formato, duración y normas de juego son de cada pareja o grupo que quiere disfrutar de una conversación o discusión.

    Me quedo con un gran punto de partida. Escuchar!! Siempre enriquece. Siempre te enseñará algo nuevo.

    Responder
  3. Cav
    Cav Dice:

    A menudo…nos preocupamos solo de lo qué contestaremos a lo que nos están contando…en vez de escuchar y meditar, antes de contestar….aunque sea con un silencio. Por eso es bueno recordar aquello de «tenemos dos orejas y solo una boca «….

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *