Vamos por la vida orgullosos de creer que lo que somos lo hemos construido libremente nosotros, sin más. No somos conscientes que muchas de las cosas que hacemos y de los pasos que damos cada día nos vienen marcados por otros, sin tener nada que ver con nuestra voluntad y deseo. Me refiero a todas aquellas expectativas que los demás ponen en nosotros y que nos sentimos ‘obligados’ a cumplir. A cumplir, sí, sí. Piensa en cuántas cosas haces al día para cumplir las expectativas de otros y no las tuyas. Obligaciones impuestas inconscientemente pero que cumples como obligaciones, sin cuestionarte para qué o para quién lo haces.

¿Os habéis preguntado alguna vez si lo que hacéis os llena? ¿si el trabajo que tenéis os hace disfrutar de tal manera que os levantáis de buen humor con energía? aun con sus obligaciones y responsabilidades, que existen en cualquier decisión que tomes. ¿Os habéis parado a pensar que, aunque suene utópico, podríais estar trabajando y disfrutando de ello?

Y de la misma forma estas preguntas podemos trasladarlas a otros ámbitos de nuestra vida: ¿los amigos que tienes son los que quieres? ¿qué dejaste de hacer por el ‘qué dirán’? ¿qué haces, qué dices, qué piensas por quedar bien a ojos de los demás? ¿decides tú los pasos a dar en tus relaciones? ¿en tu vida?

Ser consciente de tu YO, de lo que eres y quieres ser, tomando las decisiones con todas sus consecuencias y aceptando las responsabilidades que de ellas se derivan. Pero sobretodo DECIDIENDO TU, no otros. DSC07491

Yo soy yo.

Tú eres tú.

Yo no estoy en este mundo para cumplir tus expectativas,

tú no estás en este mundo para cumplir las mías.

Tú eres tú.

Yo soy yo.

Si en algún momento o en algún punto nos encontramos,

será maravilloso.

Si no, no puede remediarse.

Falto de amor a mi mismo,

cuando con el intento de complacerte me traiciono.

Falto de amor a ti,

cuando intento que seas como yo quiero

en vez de aceptarte como realmente eres.

Tú eres tú y yo soy yo.

Frizt Perls

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

4 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *