En mi día a día enseño, entre otras muchas cosas, a generar conversaciones. Enseño a dialogar. Promuevo la visión crítica, el respeto a la diferencia de opiniones, la expresión verbal y no verbal, el momento de escuchar y de aportar, las respuestas con criterio, y un sinfín de pequeños y grandes detalles que cuando dialogamos con nuestro vecino o con una amiga no tenemos en cuenta, ya sea por la costumbre o por las prisas, y no somos conscientes de las formas, en cambio sí del mensaje.

El diálogosegún la RAE, es la plática entre dos o más personas, que alternativamente manifiestan sus ideas o afectos.

En mi opinión, esta definición no le hace justicia. Desarrollar un diálogo es una acción que requiere cierta habilidad. El arte de dialogar es complejo. Implica factores visibles y obvios, como que se dé entre dos personas. Pero existen otros no tan tangibles que le dan calidad y sutileza a esa acción.

Y a ellos les doy protagonismo hoy. Saber descubrirlos y entenderlos es un arte. No debemos quedarnos con el mensaje desnudo, sino con el lenguaje corporal que lo acompaña (mirada, movimiento de las manos, posición de los hombros, etc), con el tono de voz que usa, con el ritmo del discurso, con la energía que desprende, con los silencios que genera…. Todos estos factores nos dan más información de la que transmite el mensaje verbal en sí.

Este video se hizo famoso por la conversación de dos bebes que, sin saber hablar, mantuvieron largamente.

http://www.youtube.com/watch?v=YO7hzW9WuWQ

El psicólogo Albert Mehrabian, actualmente profesor emérito en UCLA, llevó a cabo experimentos sobre actitudes y sentimientos, y encontró que en ciertas situaciones en que la comunicación verbal es altamente ambigua, solo el 7% de la información se atribuye a las palabras, mientras que el 38% se atribuye a la voz (entonación, proyección, resonancia, tono, etc) y el 55% al lenguaje corporal (gestos, posturas, movimiento de los ojos, respiración, etc.)

¿No os ha pasado alguna vez que, explicándole a un amigo vuestras batallitas diarias, os ha dado la sensación de que no os estaba escuchando aunque os mirase a los ojos? Son ese tipo de signos los que nos dan información indirecta de cómo está la otra persona, si le interesa lo que le contamos, si le entusiasma o no el plan propuesto, etc. Mejora la comunicación sin más. Y muchas veces uno mismo no es consciente de ellos al hablar. Pero si ponemos atención los veremos y nos ayudará a dar calidad a esos diálogos.

Os dejo este video de Elsa Punset, muy gráfico, aunque sólo es un ejemplo de los miles de signos que podemos llegar a descubrir en nuestros diálogos, en nuestras conversaciones, ya sea con personas de confianza como con extraños.

6 comentarios
  1. Esther
    Esther Dice:

    Me encanta! Me parece muy importante el lenguaje verbal.. De hecho, es el que me suele facilitar más información de la persona con la que interactuo.
    De la misma forma, me doy cuenta de que no siempre sabemos disimular esa información extra que transmitimos y por ello muchas veces nos evidenciamos.
    Conocer estos pequeños gestos nos hará seguro mejores comunicadores y personas más intuitivas.
    Gracias por darnos una pequeña guía!

    Responder
  2. maria
    maria Dice:

    La verdad que a veces no nos damos cuenta de lo importante que es el lenguaje verbal. A partir de ahora tendré que prestar más atención no solo con la gente con la que interactúo, sinó conmigo, jaja…
    Gracias por todos tus artículos, aunque no te conteste a todos que sepas que soy tu seguidora más fiel.
    PEQUEÑA ERES GRANDE!!!!

    Responder
  3. Marta
    Marta Dice:

    Me ha gustado mucho!! Algunos de los mejores diálogos que he tenido muchas veces han tenido lugar sin decir una palabra. Te das cuenta entonces que con esa persona, no sabes bien por qué, pero te entiendes, te compenetras y no necesitas decir en voz alta lo que piensas. Se habla mucho del «poder de la palabra», en este caso creo que nos has enseñado el poder de una mirada, un gesto, una actitud… Ya espero el siguiente post! Gracias!!

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *